lunes, 12 de septiembre de 2011

MAS INFORMACIÓN CON LA AYUDA VOCACIONAL

Paginas de interes
hermanasdelaprivcolombia.com                                       
Correos electronicos                                        

danid0903@hotmail.com
johanita-1207@hotmail.com
isabelita-0402@hotmail.com
jeniiquii96@hotmail.com

viernes, 26 de agosto de 2011


En la doctrina cristiana, fortaleza es una de las virtudes cardinales que consiste en vencer el temor y huir de la temeridad. La fortaleza asegura la firmeza en las dificultades y la constancia en la búsqueda del bien, llegando incluso a la capacidad de aceptar el eventual sacrificio de la propia vida por una causa justa.
La fortaleza es la virtud moral que da valor al alma para poder afrontar con coraje y vigor los riesgos, moderando el impetus de la audacia. Siempre manteniéndose en la recta razón en el obrar.


Evangelio según san Mateo 4:1-11
1 Entonces fue llevado Jesús por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. 2 Y, habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, al fin tuvo hambre.3 Y acercándose el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4 Pero él respondió, diciendo: Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” Le llevó entonces el diablo a la Ciudad Santa, y, poniéndole sobre el pináculo del Templo, 6 le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo, pues escrito está: “A sus ángeles encargará que te tomen en sus manos para que no tropiece tu pie contra una piedra.” 7 Le díjo Jesús: También está escrito: “No tentarás al Señor tu Dios.” 8 De nuevo le llevó el diablo a un monte muy alto, y mostrándole todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9 le dijo: Todo esto te daré si de rodillas me adoras. 10 Le dijo entonces Jesús: Apártate, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y a El solo darás culto.” 11 Entonces el diablo le dejó, y llegaron ángeles y le servían.

CONTEXTO CONTEMPORÁNEO.


Hoy en día los placeres terrenales han desvanecido nuestra fé Católica- Cristiana. Hemos olvidado la Fortaleza que poseemos como hijos de Dios.
Caemos continuamente en las tentaciones puestas por el enemigo no hemos podido agregar a nuestras vidas el ejemplo de Jesús No solo en el desierto sino también a lo largo de toda su vida.